15.4.12

Cómo analizar si una idea puede ser una oportunidad

@aristidessenra

No todas las buenas ideas se convierten en oportunidades de negocio, y de hecho muchas no tienen por qué serlo aunque se trate de ideas brillantes.
La creatividad es una cosa y el ingenio es muy valioso pero dar el siguiente paso no es algo evidente. Demostrar que una idea es una oportundad sirve primero para convencerte a ti mismo de que tiene sentido dedicar tiempo y trabajar en ella, segundo, es útil para convencer a otras personas que podrían apoyar el proyecto, impulsarlo e incluso entrar a formar parte de él.
¿Cómo analizar una idea para saber si puede ser una oportunidad de negocio? Aquí van algunas pistas, no tienen por qué ser infalibles pero seguro que te ayudarán:
  1. Cambia el enfoque, no eres el protagonista y no es tan importante el producto o servicio que ofreces. Lo realmente relevante es el problema que solucionas.
  2. Investiga si aquellos que has detectado que tienen el problema, están dispuestos también a invertir recursos y dinero para solucionarlo.
  3. Argumenta por qué eres el mejor para resolver ese problema, por qué vosotros en lugar de las múltiples soluciones que existen para lo mismo.
Contempla estos tres puntos y trabaja en ellos alrededor de tu idea de negocio.

Fíjate además que todavía no has tenido que desvelar ningún aspecto confidencial de tu idea. Simplemente estás demostrando que tienes sentido común y que estás lanzando un proyecto "orientado al cliente" en lugar de "orientado a tu producto"

Si realmente convences de que te interesa ayudar a resolver los problemas a los demás, estarás en el buen camino.

Introducción del problema:

Trata de utilizar ejemplos con datos y cifras siempre que sea posible, de esta forma cualquiera puede visualizar rápidamente dónde se está enfocando el proyecto. Ahí van algunos ejemplos:
  • todos los días en una ciudad como Madrid se producen más de 50 kms de atascos al día y existen ciertos lugares de la ciudad como la Calle xxx que superan diariamente los índices aceptables de contaminación.
  • Las empresas dedicadas al lujo pierden cerca de 6.000 millones de euros (dato figurado) al año por culpa de la venta de falsicaciones en todo el mundo.
En definitiva, no expliques el problema de una forma ambigua y evita frases como "todo el mundo está concienciado con el medio amiente" o "todos conocemos la necesidad de ser más eficientes con el gasto energético" porque efectivamente, todo el mundo está concienciado y todos conocemos la necesidad. Esa información no aporta ningún valor.

Los datos, en caso de que se disponga de ellos, tienen que estar contrastados y referenciados, y en ningún caso sirve inventárselos.


Potencial de mercado
No sirve de nada localizar un problema si nadie está dispuesto a dedicar recursos ni un presupuesto a resolverlo.
El siguiente paso es encontrar quién tiene entre sus prioridades solucionar ese problema, aquí es donde entran términos como el potencial de mercado del sector o los incrementos anuales de gasto de las empresas en determinadas actividades:
  • El sector de las tecnologías biomédicas mueve al año solo en España, xxx millones de euros al año y es el único sector que tiene tasas de crecimiento de doble dígito porcentual. El ticket medio de gasto de una empresa en este sector es de xx euros.
  • las administraciones públicas dedican xx millones a resolver este problema y podrían estar interesadas en reducir el gasto en el que incurren anualmente.
Nuevamente, cualquier cifra debe estar argumentada y en todo caso, siempre es una buena idea tratar de consultar a los propios interesados. Conseguir información directamente de los clientes, y más que eso, incluso una muestra de interés o una carta de apoyo al proyecto hará que la credibilidad del mismo crezca considerablemente.


Ventajas competitivas
La diferenciación es uno de los aspectos fundamentales a la hora de competir. Generar ventajas competitivas sostenibles en el tiempo es la forma de convencer a los potenciales clientes de que nuestro proyecto es el mejor posicionado para solucionar el problema planteado.

Algunas fuentes de ventajas competitivas pueden ser:
  • Patentes o acceso a tecnologías de forma preferencial o exclusiva.
  • Generación de una marca reconocida en el sector.
  • Capacidad de acceso a contactos.
  • Flexibilidad ante los cambios.
  • Un equipo de trabajo excelente y bien compensado.

La ventaja competitiva tiene que verse reflejada en un beneficio tangible para el cliente. En cualquier caso, en cada proyecto hay que detectar fuentes de ventajas competitivas creibles y de acceso limitado a otros competidores. Por eso nuevamente, hay que evitar argumentos generalistas o excesivamente ambiguos como pueden ser "una mejor satisfacción del cliente" o "un trato integral y personalizado".

Una característica que pueda ser encontrada en otros proyectos no constituye una ventaja competitiva y por lo tanto, tampoco una barrera a la entrada para los competidores.




© Arístides Senra Díaz 2102