2.8.11

El fracaso es un valor en alza

¿Salto o no salto?


Dicen que si creas una empresa y tienes éxito, aprendes mucho y que si creas la empresa y fracasas, aprendes mucho más.

Cuando las cosas van bien, no te detienes a pensar por qué van bien, debe ser que hemos acertado con la estrategia de precios, o que nuestro marketing es infalible o que sencillamente tenemos un muy buen producto que vender. Todo esto puede ser... o no. Puede ser que sencillamente hayamos tenido suerte de estar en el sitio oportuno en el momento oportuno, nada más.

Sin embargo, los fracasos nos hacen ser más reflexivos y pensar en qué es lo que ha podido ir mal para haber fallado. Quizá no daremos con la fórmula del éxito, pero tendremos muy claro qué es lo que no tendremos que volver a hacer, qué errores no deberemos volver a repetir.

El pasado 24 de julio El País publicaba un artículo muy interesante acerca de un cambio de tendencia que se está produciendo en las empresas. Cada vez más, los departamentos de recursos humanos buscan emprendedores que hayan fracasado en el proceso de creación de su propia empresa.

¿Por qué? ¿qué cualidades definen a estos perfiles?


  1. Si son auténticos emprendedores, han mantenido el foco en el cliente, en cubrir sus necesidades, en solucionarles los problemas.

  2. Han adquirido, por lo tanto, capacidades de gestión, comerciales y de marketing.

  3. Han soportado la presión del día a día, conseguir clientes y fidelizarlos.

  4. No les importará trabajar bajo nuevas presiones.

  5. Han demostrado capacidad, visión de futuro, ambición de hacer crecer un proyecto.

  6. Y lo que es más importante, han tenido que superar la frustración de fracasar en el intento.
Según se comenta en ese mismo artículo, Ken Morse, fundador del MIT Entrepreneurship Center dice que no se fía mucho de la gente con un currículo demasiado perfecto, "probablemente eso significa que se han arriesgado poco", argumenta.

.
v. el artículo completo en El País.com


.